viernes, 23 de junio de 2017

PLATO, el nuevo cazador de exoplanetas.

Recreación de un sistema exoplanetario.
(Fuente: www.semana.com)
Ayer, la Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés) dio inicio a la construcción del próximo gran telescopio en lo que a exoplanetas se refiere. Su nombre es PLATO y seguramente lo oigamos muy a menudo durante los próximos años. Las siglas, en inglés, significan Planetary Transits and Oscillations of starts, cuyo significado en castellano es Tránsitos planetarios y oscilaciones estelares, es decir, este telescopio descubrirá nuevos planetas más allá de nuestro Sistema Solar mediante la técnica del tránsito.

Antes de continuar, deberíamos especificar en qué consiste este método, ya que puede que algunos lectores desconozcan el término. Imaginemos una estrella que podemos observar desde la Tierra con un planeta orbitando a su alrededor. Si apuntamos un telescopio hacia ella capaz de registrar la luminosidad de dicho astro, encontraremos que cada cierto tiempo esta disminuye. Se trata de un proceso periódico, ya que la duración de la órbita planetaria es siempre la misma. Una vez confirmada esta disminución, los astrónomos que estudian esta estrella pueden afirmar la existencia de un planeta, cuya masa y tamaño dependerá del brillo del astro y su disminución correspondiente. Es una explicación a grandes rasgos sin entrar en muchos detalles, pero, si estáis interesados en saber más del tránsito, os recomiendo buscar información en páginas especializadas y oficiales donde esta sea de fiar.

miércoles, 14 de junio de 2017

El planeta Hoth existe y su nombre es OGLE-2005-BLG-390Lb.

Recreación de OGLE-2005-BLG-390Lb.
(Fuente: www.wikipedia.org)
Todo fan de Star Wars sabrá las características del planeta Hoth, el frío lugar donde ocurría una de las más famosas batallas del cine de ciencia ficción. No sólo se trata de la más famosa, sino también de mi favorita, el trabajo realizado por los maquetistas es fabuloso e irrepetible. Una gran escena para una gran película. Ahora volvamos a la realidad. Si he comenzado hablando de Hoth, está claro que vamos a hablar de un exoplaneta, un exoplaneta helado. Su nombre es OGLE-2005-BLG-390Lb y, como ya sabrán, la estrella a la que orbita se llama igual pero eliminando la b del nombre, ya que esta letra hace referencia al planeta por orden de descubrimiento.

La estrella en cuestión se encuentra a unos 20.000 años luz de la Tierra, muy cerca (en distancias astronómicas) del núcleo galáctico. Se trata de una enana roja, el tipo de estrella más abundante de la Vía Láctea, ya que dos de cada tres astros son de esta especie. OGLE-2005-BLOG-390L es relativamente fría y pequeña, donde la temperatura superficial no alcanza los 4000 K, a diferencia de los 5778 K del Sol. En el momento de su descubrimiento, el 25 de enero de 2006, fue el planeta más parecido a la Tierra, aunque a día de hoy ese puesto lo ocupa KOI-4878.01.

lunes, 12 de junio de 2017

El impacto que inclinó a Encélado.

Criovolcanes de Encélado. Imagen tomada por la
sonda Cassini.
(Fuente: www.bbc.com)
Encélado es actualmente la luna más conocida de Saturno, debido sobre todo a su océano subterráneo y a la posibilidad de hallar vida en sus profundidades. Se trata de una de los satélites principales del gigante de los anillos, siendo el sexto con un diámetro de 500 kilómetros. Fue descubierta el 28 de agosto de 1789 por el astrónomo holandés William Herschel y poco se sabía de Encélado hasta que no fue visitada por las sondas Voyager y Cassini. Concretamente esta última misión es la que nos ha dado más datos sobre la luna hasta el día de hoy. Es una pena que Cassini esté a punto de finalizar su larga trayectoria sumergiéndose en la densa atmósfera de Saturno para no volver jamás, tal como explicamos en el siguiente artículo.

La última novedad que nos ha enviado la sonda de la NASA desde las lejanías del Sistema Solar es que el eje de Encélado está inclinado 55 grados, es decir, los polos geográficos no están donde deberían. Seguramente este fenómeno les recordará a la Tierra, ya que nuestro planeta está inclinado 23,5º (los polos magnéticos forman este ángulo con los geográficos), permitiendo a la Humanidad disfrutar de las diferentes estaciones. Pues algo así ocurre en la luna saturniana.

domingo, 11 de junio de 2017

KELT-9b: el planeta-cometa.

Recreación de KELT-9b orbitando a KELT-9.
(Fuente: www.nasa.gov)
Por fin, después de tantos anuncios en Twitter, he decidido volver. Ya no hay más 2º de Bachillerato ni más EBAU, PAU, Selectividad o cómo quiera que se llame. Todo eso ha acabado. Doy por iniciado el verano y una nueva temporada en 100ceros, una temporada que espero que esté llena de nuevas noticias y descubrimientos en ese mundo que tanto me apasiona, la astronomía. Conociéndome, lo más probable es que durante estas vacaciones se sucedan algunos periodos de inactividad, pero esperemos que sean lo más corto posibles. A todos los que estéis leyendo esto, quiero agradecerles el simple hecho de visitar 100ceros después de tanto tiempo. Esperemos que las lecturas continúen. Así que, sin más dilación, iniciamos un nuevo viaje interestelar.

El primer protagonista de esta nueva etapa es el exoplaneta KELT-9b, un cuerpo que hace poco fue protagonista en la revista Nature. Está ubicado a 650 años luz de la Tierra y orbita a la estrella KELT-9. Para aquellos que no estén muy enterados en el mundo de los exoplanetas, normalmente los astrónomos suelen llamar a los nuevos exoplanetas como el astro alrededor del cual orbitan, asignándole una letra en función de cuándo fue descubierto. Imaginemos que la Humanidad no nació en la Tierra y nuestro hogar en la realidad acaba de ser descubierto, entonces este cuerpo no se llamaría tal como lo conocemos, sino tendría el nombre de Sol-a o algo por el estilo. Espero que se haya pillado el concepto.